No me quejo los domingos

No me quejo,
La comida ha estado muy buena,
sin embargo,
diez dólares es el precio de una silla,
sin su otra silla.

Los domingos son los días de la comida al borde del abismo,
De los cuartos de manicomio
Donde han prohibido los espejos.

Es de esos días donde los psiquiatras se harían el billete conmigo,
Donde aparecen y desaparecen las personas,
Pero todas son desentendidas.

Voy a ver si busco ver el clásico del astillero,
reunión con el control,
Alguna porno.
Pero definitivamente mejor
Que el último piso.

Como hasta repletarme,
Hasta sentir que el corazón
Se me sale de la boca,

Pues,
en este domingo,
la emoción más fuerte
es la nausea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: